brecha salarial en espana

Por brecha salarial nos referimos a una situación de injusticia y desigualdad existente entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Y cuando hablamos de una situación de discriminación en el ámbito laboral, esta es una de las principales en las que todos pensamos, y así es.

¿Pero qué es la brecha salarial?

La brecha salarial es la diferencia entre los salarios recibidos por hombres y mujeres en los mismos puestos y en igualdad de condiciones y responsabilidad, es decir, cuando realizan trabajos de igual valor.

Es una de las grandes losas que hacen perdurar la discriminación hacia las mujeres en el ámbito de las relaciones laborales en España.

Esta diferencia de salarios entre hombres y mujeres es un tema de preocupación y debate no solo en España sino a nivel mundial. Si bien existe esa preocupación y la sensibilidad creciente en gran parte de la sociedad que permite avanzar en la superación de estas diferencias, aún queda mucho por hacer para conseguir una igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Hay que decir que por brecha salarial también se puede entender las desigualdades de salario injustas por razón de raza, edad, discapacidad, etc. Pero bien es cierto que el problema mayoritario radica en la diferencia de sueldos entre mujeres y hombres.

Hacia la solución de la brecha salarial entre hombres y mujeres

Si hablamos de la brecha salarial en España podemos decir que es un tema ya bastante estudiado. Esto es algo positivo, ya que nos permite identificar y localizar el problema.

Y también permite visibilizarlo. Esto es un gran avance, puesto que la solución a cualquier tipo de desigualdad comienza siempre por identificarla claramente y asumir que existe para poder ponerle remedio.

El siguiente paso es implantar medidas para su solución. Y esto ya es una cuestión política, jurídica y social, en el sentido de que es la propia sociedad la que tiene que exigir y demandar medidas concretas para su solución.

Datos sobre la brecha salarial en España

Si consultamos datos concretos y estimaciones fiables para conocer el problema más a fondo, vemos que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) la brecha salarial en España fue de un 28,21% en el año 2022. Esto en los salarios se traduce en que, de media en nuestro país, por cada euro de salario que recibe un hombre, una mujer recibe 0,72 céntimos de euro. O lo que es lo mismo, que las mujeres de media cobran un 28,21% menos que los hombres.

Hay que insistir en que esta desigualdad se refiere a los mismos puestos de trabajo o equivalentes, que necesitan la misma cualificación profesional y con las mismas responsabilidades.

¿Cómo se calcula la brecha salarial?

Algunos de los escépticos sobre la existencia de la brecha salarial argumentan que estos datos son difíciles de cuantificar a nivel global. Aducen que para calcular el salario medio anual de hombres y mujeres habría que tener en cuenta factores como la jornada laboral efectiva, la experiencia y antigüedad en el puesto y otros factores similares.

Pero lo cierto es que para tener una visión más completa de la desigualdad y disponer de unos datos más fiables se utilizan variables como el salario por hora, el sector económico y el tipo de ocupación desempeñada.

Esto permite que los datos disponibles hoy en día sean bastante fiables y nos sirven para constatar la existencia real de esa brecha salarial.

Las causas de la brecha salarial

Una vez entendemos que existe esta situación de desigualdad de salarios entre hombres y mujeres, toca conocer las causas que lo provocan.

Porque una vez se constata la existencia de una desigualdad y se localiza, entender lo que la provoca es el paso lógico para superar la desigualdad.

Y entre las principales causas de la brecha de salarios podemos mencionar:

Una segregación ocupacional

Los puestos de trabajo ocupados en su mayoría por mujeres se localizan en sectores de actividad peor remunerados. Esta concentración se ve con cierta claridad si pensamos en el sector del empleo doméstico, el cuidado de mayores o los trabajos de limpieza en todos los ámbitos, en especial en el sector de la hostelería.

La maternidad

El hecho biológico de la maternidad también supone una de las causas principales de la brecha salarial. De manera mayoritaria es la mujer, en su papel de madre, la que asume situaciones como la reducción de su jornada, mayor absentismo en su puesto de trabajo para el cuidado de hijos e hijas y otras situaciones similares.

En los casos más extremos, también son muchas las mujeres que deciden paralizar o interrumpir su carrera profesional para dedicarse al cuidado de hijos e hijas

Todas estas situaciones desembocan en mayores problemas para las mujeres para desarrollar su carrera profesional y progresar en igualdad de condiciones que los hombres.

Si bien ha habido avances legislativos en España para subsanar esta situación, los datos reales nos dicen que aún está lejos de superarse y conseguir una igualdad efectiva.

El cuidado de familiares

Prácticamente, la misma situación que comentábamos en el apartado anterior en referencia al cuidado de hijas e hijos podemos extrapolarla a la atención de familiares mayores o con cierta dependencia y limitaciones.

De forma mayoritaria, esta responsabilidad recae más en las mujeres que en los hombres. Así volvemos a hablar de un freno a las mujeres en el desarrollo de su carrera profesional.

Brecha salarial: un problema social

La brecha salarial tiene un impacto negativo en la economía y en la sociedad. Las mujeres que ganan menos que los hombres tienen menos capacidad de ahorro e inversión, lo que afecta al crecimiento económico.

Además, la brecha salarial contribuye a la desigualdad y a la discriminación de las mujeres en el ámbito laboral, pero se traslada a otros campos de la vida.

Por eso este es un problema que no solo afecta a las mujeres, sino a la sociedad en su conjunto.

¿Cómo superar y reducir la brecha salarial?

Para afrontar la reparación de esta injusticia hay que hablar de decisiones políticas, pero en las empresas se puede comenzar a equilibrar esta situación:

  • Promoviendo la igualdad de oportunidades dentro de la empresa.
  • Erradicando por completo la discriminación salarial
  • Impulsando las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar y extendiendo esta necesidad también a los hombres, no solo a las mujeres.
  • Estableciendo programas concretos para reducir la brecha retributiva en la empresa.
  • Realizando una auditoría retributiva dentro de la empresa para poder desarrollar planes específicos para subsanar esta desigualdad.

Como ves, hay pasos concretos y soluciones posibles que se pueden poner en marcha de manera fácil. Solo se requiere tener la voluntad de hacerlo y contar con profesionales, como es el caso de Protágora Igualdad.

 

Ir al contenido